Gobierno Nacional

Programa de atención integral a niñas, niños y adolescentes que viven en la calle

A partir de 2001, Paraguay ha venido construyendo un marco legal regulatorio e institucional en materia de la niñez y  adolescencia, a partir de la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York el 20 de noviembre de 1989, con la creación de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia, y el Sistema Nacional de Promoción y Protección de los Derechos de la Niñez. En tal sentido se ha venido trabajando también en la instalación del Consejo Nacional de Niñez y Adolescencia, los Consejos y Consejerías Departamentales y Municipales que permiten en la actualidad contar con una Política Nacional de Niñez y Adolescencia (POLNA 2003-2013) y un Plan Nacional de Niñez y Adolescencia (PNA 2003-2008). Y a partir del 2009  por la Planificación Estratégica de la SNNA (2009-2013).
 
Según esta Planificación, la SNNA tiene definidos los siguientes objetivos estratégicos para el quinquenio:

  1. Funcionamiento efectivo de las instituciones que forman parte del Sistema Nacional de Protección y Promoción Integral, instalado desde el Consejo Nacional de Niñez y Adolescencia y órganos descentralizados que brindan servicios a niños, niñas y adolescentes.
  2. Articulación con actores claves para la implementación de políticas públicas, direccionadas a la restitución de derechos de niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad y políticas públicas que estén vinculadas a la protección integral de los niños, niñas y adolescentes.
  3. Promover procesos de participación protagónica, de niñas, niños, adolescentes y adultos referentes en las comunidades, asentamientos, barrios y compañías, reconociéndolos como actores generadores de cambio de la realidad que les afecta.
  4. Formación en derechos humanos, y de la niñez y adolescencia, incorporando el concepto de  la participación protagónica como eje articulador.
  5. Contribuir a la formación de la opinión pública en el área de niñez y adolescencia respetando sus derechos.

 
En ese marco, los programas y proyectos para la atención directa a niños, niñas y adolescentes en situación de calle se inscriben en el Objetivo Específico2, que como uno de sus indicadores incluye la restitución de derechos de 7500 niños, niñas en situación de calle; niñez sin referentes familiares de protección, niñez y adolescencia víctima de explotación sexual en todas sus modalidades así como adolescentes privados de libertad. 
 
Para el Objetivo Específico 2 se establecieron las siguientes metas:

  1. Planes nacionales de niñez y adolescencia, implementados, en el marco de la política nacional de niñez y adolescencia.
  2. Niños, niñas y adolescentes en situación de alta vulnerabilidad, reciben  atención en articulación con las instancias del Sistema.
  3. Diagnósticos anuales de la situación de la niñez y adolescencia en el país.
  4. Diagnósticos anuales de las legislaciones referidas a niñez y adolescencia.

PAINAC es un programa de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia que atiende a los niños, niñas y adolescentes que viven en las calles, y han perdido vínculos con sus familias, o cuyos vínculos, por diversas causas, se han vuelto tan negativos que los han llevado a tomar la decisión de arriesgarse y vivir en las calles.

 
Por la problemática que atiende, este programa tiene una estructura y una metodología con la flexibilidad suficiente para incorporar permanentemente los aprendizajes y los cambios, centrando el trabajo en los deseos y aspiraciones de los niños, niñas y adolescentes.

 
HISTORIA
 

El Programa de Atención Integral a los Niños, Niñas y Adolescentes en Calle (PAINAC) arrancó en agosto de 2008, como programa de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia, con lo cual se inició el periodo en que el Estado es el que genera y sostiene este tipo de políticas públicas de protección y promoción de derechos.
 
Para el diseño de este programa la SNNA se basó en las experiencias de trabajo a nivel de Organizaciones No Gubernamentales e Instituciones Públicas a nivel regional y mundial. El equipo de educadores, educadoras y profesionales de la SNNA tiene una vasta experiencia de trabajo con este sector, desde espacios no gubernamentales como las organizaciones de la sociedad civil. Callescuela, Don Bosco Róga y Luna Nueva. En el seno de estas tres organizaciones se gestó esta metodología de intervención que, hoy, es llevada adelante por el propio Estado que recrea la metodología reconociendo que es él quien debe asumir la protección y promoción de los niños, niñas y adolescentes más olvidados, y reconociendo la acción pionera de estas tres ONGs.
 
El PAINAC, como metodología de intervención, fue diseñado e implementado por el consorcio LUDOCA (Luna Nueva, Don Bosco Róga y Callescuela) y el Hogar Santa Teresa de Ciudad del Este. Se implementó por primera vez en los años 1999/2000 en el marco del programa NACT de la Secretaría de Acción Social (SAS) en un consorcio entre Callescuela y Don Bosco Róga. El modelo de intervención se basó en los ejes fundamentales:

  • El enfoque de derechos.
  • La desestructuración de la calle como un proceso.
  • El protagonismo de los niños, niñas y adolescentes aun en el marco de la adversidad.
  • La articulación de organizaciones y el Estado.

En el año 2000 finalizó el proyecto y no tuvo continuidad por falta de financiamiento, aunque Callescuela y Don Bosco Róga continuaron realizando las intervenciones en forma esporádica.

Posteriormente, Don Bosco Róga desarrolló una propuesta denominada Mita Ñuahá, que consistió en dar refugio nocturno a los niños, niñas y adolescentes luego de un abordaje en la calle. Al mismo tiempo, en Ciudad del Este se inicia la experiencia en forma conjunta con la regional de la SNNA aportando nuevos elementos para la propuesta metodológica. La falta de financiamiento hizo que no se pudiera dar continuidad a los proyectos desde las ONGs y desde la SNNA no se asumió el programa.

 En el año 2007, desde el consorcio LUDOCA, ante la acuciante problemática de los niños, niñas y adolescentes que se habían instalado en la vereda del Hogar Don Bosco Róga, y la ausencia total de programas tanto desde el Estado como desde las Organizaciones de la Sociedad Civil, dirigidas específicamente a esta población, con la cooperación de la Unión Europea retoma el abordaje con la metodología, con ajustes que se hicieron en base a la experiencia y por sobre todas las cosas por los nuevos escenarios que evidentemente ya se presentaba de manera muy diferente al de siete años atrás, con la aparición de drogas más fuertes y de peor calidad.

En este nuevo proceso iniciado en el año 2008, LUDOCA exige a la SNNA que asuma la responsabilidad de la atención a esta población y esta asume en parte, con una transferencia de fondos y refuerzo del equipo técnico, pero no asume como un programa que le permita transformarla en una política pública de atención a la niñez. En este contexto la situación de los niños, niñas y adolescentes se va agravando y ocupan la ex fábrica de SIMPLEX en San Lorenzo. Allí el proceso se vuelve aun más violento.

En este contexto, en agosto de 2008, se asume PAINAC en articulación con LUDOCA, como un programa de la SNNA, y se lo incluye en el presupuesto de gastos de 2009.

 
ANTECEDENTES
 

Todo niño, niña y adolescente abordado por el programa es de extrema  pobreza, todo niño, niña y adolescente que utiliza la calle como espacio de socialización se encuentra en una situación de violencia. Es por esto que el programa se basa en ejes fundamentales: el Enfoque de Derecho, la desestructuración de la calle como un proceso, el protagonismo de los niños, niñas y adolescentes aún en el marco de la adversidad, la articulación con organizaciones civiles y el Estado.

 
Línea del Tiempo de la Creación de PAINAC
 

  • 1982   Callescuela inicia el trabajo con educadoras/es de calle.
  • 1984   Don Bosco Róga inicia el hogar de niños, niñas y adolescentes en situación de calle.
  • 1995   Luna Nueva comienza a trabajar con niñas y adolescentes explotadas sexualmente.
  • 1999   Se inicia el  diseño por el consorcio LUDOCA la metodología PAINAC en el marco del programa NATC de la Secretaría de Acción Social (SAS) en consorcio con Callescuela y Don Bosco Róga.
  • 2000  Finalizó el proyecto y no se pudo dar continuidad por falta de financiamiento, aunque ambas organizaciones continuaron haciendo las intervenciones en forma esporádica.
  • 2005   Se concreta el diseño LUDOCA y se crea el Programa Abrazo, entre el Estado y la fundación Dequeni, con el objetivo de la erradicación del trabajo infantil en la vía pública.
  • 2006   Don Bosco Róga inició una propuesta denominada Mita Ñuaha, por falta de financiamiento la SNNA asume el programa como una iniciativa del Despacho de la Primera Dama y la ONG REPADEH, se crea PRAINA  (Programa de Atención Integral a Niños, Niñas y Adolescentes en situación de Calle), con el apoyo financiero del Gobierno Taiwanés.
  • 2007   LUDOCA nuevamente asume el abordaje junto con la cooperación de la Unión Europea, ante la instalación de niños, niñas y adolescentes con problema de consumo frente a Don Bosco Róga.
  • 2008   Se crea PAINAC en la SNNA. LUDOCA exige a la SNNA que asuma la responsabilidad de la atención a esta población y esta asume en parte, con una transferencia de fondos y refuerzo del equipo técnico.
  • 2009   Se asume PAINAC como un programa de la SNNA y se incluye para el presupuesto de gastos. Se inicia el operativo invierno en articulación con el CNCA-UDP.
  • 2010   Se amplía la Cobertura en CDE, con otros actores de la sociedad civil, el Senadis, la casa de Yaguaron. Se inauguran el CTP y el CCP Ñemity "Jorge Patiño Palacion". El equipo educativo de PAINAC pasa de 28 a 78 profesionales.
  • 2011   Continúa el proceso de instalación y funcionamiento de todos los componentes del PAINAC en Asunción y Central, y se inicia un nuevo proyecto para Ciudad del Este.
  • 2012   Asume una nueva Coordinación Técnica, buscando fortalecer y estabilizar el componente Ñemity, y la funcionalidad efectiva de todos sus componentes con una ampliación presupuestaria.
  • 2013   Los protocolos de todos los componentes están en proceso de resolución y también la creación del Componente Acompañamiento familiar, para los niños, niñas y adolescentes reinsertos y/0 entregados nuevamente a sus familiares. Se prevé una ampliación presupuestaria, considerado el funcionamiento efectivo de PAINAC CDE y el nuevo componente.

  
NIÑEZ EN CALLE

 
El problema de la niñez y adolescencia en calle
Según la encuesta permanente de hogares de 2002 Paraguay tiene una población de 5.516.391 habitantes, de los cuales prácticamente la mitad son niños, niñas y adolescentes.

Los últimos resultados estadísticos disponibles confirman la crítica situación por la cual está atravesando esta población: El 48,8% de los habitantes de Paraguay vive en condiciones de pobreza, porcentaje que se ha incrementado en un 14,9% en los dos últimos años. La tasa de desempleo total en 2002 fue de 16,4%, mientras persiste un elevado índice de subocupación que alcanza hasta el 25% de la Población Económicamente Activa (PEA). Los niños, niñas y adolescentes se presentan como principales víctimas de la pobreza y de un sistema que compromete su normal desarrollo al estar abocados, junto con sus familias, a la tarea de sobrevivir.

 El aumento de la pobreza, generando por los modelos económicos de ajuste implementados, impuso que las familias se vean obligadas a que todos sus miembros en condición de trabajar lo hagan. Los niños y las niñas en este contexto se ven obligados a salir a las calles como parte de las estrategias de sobrevivencia.
 
Este fenómeno de los niños y las niñas trabajando en las calles, plazas, mercados o terminales de ómnibus, que aparece con mucha fuerza en la década de los 80, presenta una realidad llena de riesgos para el desarrollo físico, psicológico y social de los niños y niñas, llegando en muchos casos a generar la salida definitiva del hogar para vivir en calle.
 
La alta tasa de desempleo, el elevado número de familias con necesidades básicas insatisfechas, son algunos datos que permiten visualizar las causas fundamentales del problema, que lleva a las familias a tomar la decisión de enviar o de dedicarse en su totalidad (como familia) al trabajo informal en las calles.
 
La migración permanente del campo a la ciudad y la instalación de estas poblaciones  en los alrededores de Asunción, constituyendo el cinturón de pobreza, hace que los niños y niñas se movilicen hacia las zonas de mayor afluencia de personas para buscar medios de sobrevivencia.
 
La falta de programas sociales de atención directa a los niños de esta situación, genera paulatinamente el desprendimiento y/o desarraigo de su lugar de vida, y por ende genera un cambio difícil de ir incorporando en su desenvolvimiento cotidiano. Nuevas reglas, nuevas formas de convivencia social van marcando la vida del niño y la niña en su nuevo rol de “niño de la calle” en medio de peligros, generados tanto por la competencia que el mercado impone, así como por la naturaleza misma de la calle.
 

Varios son los factores causales que impulsan a niños, niñas y adolescentes a tomar la decisión de no regresar a su casa y quedarse a enfrentar los peligros de la calle, algunos de ellos son:

·         Ruptura de vínculos familiares y de las redes sociales de contención: Niños, niñas y adolescentes desarrollan su cotidiano en espacios públicos, calles, terminal de ómnibus, mercados, etc. durante el día y las noches, es decir “viven en la calle”, en busca de recursos para la sobrevivencia. En la mayoría de los casos, se dan situaciones de violencia intra familiar, malos tratos físicos y psicológicos de parte de los adultos, padres separados, familias desintegradas, padres, madres, familiares y/o tutores maltratadores, alcoholismo y abuso a las mujeres y los niños. Las cuales tienen como causalidad de fondo la extrema pobreza de estas familias.

·         Pocas políticas y programas de atención integral que aborden la problemática desde la misma calle para llegar a las familias y comunidades: La mayoría de los niños han pasado alguna vez por hogares. Los mismos abandonan estos hogares debido a que muchos no logran adaptarse totalmente al proceso de vida dentro de los mismos, siendo para ellos mucho más atractiva la vida en calle.

 ·         La falta de alternativas de contención en la vida comunitaria: las comunidades, asentamientos y barrios urbanos carecen de una planificación. Por lo tanto no existen los espacios de recreación y mucho menos programas municipales o departamentales para la utilización creativa del tiempo libre. Muchas veces, las calles resultan más atractivas que la misma comunidad, por las malas condiciones de infraestructura y la falta de oportunidades en el interior de la misma que en un marco de extrema pobreza genera el debilitamiento de las redes sociales. 

·         El precario nivel de ingreso de los adolescentes, jóvenes y las familias: Las alternativas de generación de ingresos de las familias se dan en el marco de la informalidad y la precariedad con pocas perspectivas de ingresar al marco del empleo decente.

 
Entre las consecuencias:
 

  • La ruptura del vínculo familiar expulsa a los niños, las niñas y adolescentes a la calle, sin referentes adultos positivos, sin ninguna protección y expuestos a todo tipo de riesgo.
  • Estos niños, se encuentran en situaciones de extrema vulnerabilidad, son abusados sexualmente, huelen cemento, cola de zapatero, en su mayoría consumen marihuana, cracki, se involucran en actos delictivos, hurtos, etc. Teniendo experiencias de varias entradas en comisarías, y algunos en el Centro Educativo Itauguá.
  • Duermen en sitios sucios, promiscuos, se alimentan por general de lo que consiguen a través de la mendicidad o a través del robo.
  • Todos han abandonado la escuela, o nunca accedieron a ella, y no reciben ningún tipo de capacitación

OBJETIVO

“Disminuir progresivamente el número de niños, niñas y adolescentes viviendo en las calles, sin vínculos familiares, expuestos a todo tipo de riesgos y consumiendo drogas, generando dispositivos de protección de emergencia, de diminución de daño, de desestructuración de la vida en la calle y salida definitiva de ella”
 
Es así que el PAINAC establece Componentes para dar el inicio de desestructuración de la vida en calle mediante el establecimiento de una relación educativa entre un educador, educadora y el niño, niña o adolescente a través del vínculo de confianza y la referencia positiva.

 
 

COMPONENTES DEL PROGRAMA

 
                
 
 
COMPONENTE 1: CALLE
Este componente marca el inicio del proceso educativo para la desestructuración de la calle.
 
Proceso metodológico:

Se centra en la intervención de los educadores en los territorios de los niños, niñas y adolescentes que viven en la calle. Se gana su confianza y desarrolla un proceso de acercamiento para lograr la reducción del daño (menos consumo de droga, mejor alimentación, acompañamiento a los servicios de salud) y el vínculo necesario para convencerlo de empezar un proceso de salida de la calle con alternativas diferentes. Estas alternativas serán de creación y recreación permanente de los educadores y educadoras y puede ser desde llevar alimentos (chocolate, galletitas, etc) a la misma calle, así como recreación, arte, etc.

 
La calle es el primer lugar de contacto con los educadores y allí comienza el proceso educativo, por consiguiente el educador y la educadora debe observar de manera innegociable estos principios mínimos:
 

  •  El educador no interviene en situaciones donde el niño o adolescente es obligado por la fuerza a algún hecho, como ser llevado al hospital, UDP, Abrigo. Generalmente estas situaciones se dan bajo orden judicial e intervienen otras fuerzas por lo que -en lo posible- el educador no debe intervenir ya que es el que permanece en la calle y debe seguir ganando la confianza de los otros (esto no quiere decir que no haya sido el educador el que haya hecho el camino para llegar a esa intervención).
  • Nunca debe aceptar regalos de los niños, niñas y adolescentes, pues esto lo pone en una situación de preferencia y en muchos casos de legitimación de hechos que no debe avalar (como por ejemplo aceptar cosas robadas).
  • No comprar nada de los niños, niñas y adolescentes (podría configurarse en un hecho de reducción de objetos robados).
  • Nunca debe violentar a un niño, niña o adolescente, su trato debe ser siempre moderado, con mucha ternura y si la situación no amerita debe retirarse o dejar el abordaje para otro momento.
  • Debe tener siempre un comportamiento coherente: no fumar, ni tomar bebidas alcohólicas, ni mucho menos consumir otras drogas delante de los chicos y chicas.
  • Nunca debe comprar drogas a los niños ni aceptarla como regalo.
  • Las y los educadores no deben ostentar joyas, celulares, ni vestimentas llamativas.
  • No debe mentir ni hacer promesas que no podrá cumplir. Si se compromete a algo debe cumplirlo.
  • No debe apañar acciones incorrectas de los niños, niñas o adolescentes pero siempre su actitud debe demostrar que está a su lado para acompañarlos aún en las consecuencias de sus errores.

Estos principios de la práctica del educador son para todos los componentes del programa.
 
COMPONENTE 2: REFUGIO

El objetivo principal es dar respuesta inmediata de protección en horas de la noche a una necesidad de protección del niño, niña y adolescente en calle.

 
Proceso metodológico:

Es un lugar al que los niños, niñas y adolescentes pueden acudir, de manera a iniciar el proceso de salida de la calle. Funciona de noche, de lunes a lunes, todo el año.

 
Es un lugar abierto, diferente a la calle, con reglas mínimas, Allí llegan los niños, niñas y adolescentes que son abordados por los educadores en las calles y que voluntariamente acceden a “refugiarse” para evitar los riesgos de la noche y la calle. Metodológicamente, es otra estrategia de reducción del daño. Es el primer espacio contenido donde el niño, la niña o el adolescente debe sentir la diferencia de la calle. En épocas de bajas temperaturas (junio, julio y agosto) se habilita para eso el Operativo Invierno, junto con la campaña “Todos y Todas somos responsables. Este invierno no dejemos que ningún niño, niña o adolescente duerma solo en las calles”.

 
COMPONENTE 3: CENTRO TRANSITORIO DE PROTECCIÓN

Es un espacio que brinda protección y alternativa al niño, niña y adolescente que se encuentra viviendo en la calle y que en un proceso voluntario decide iniciar un proceso de salida de la calle y de mantenimiento y fortalecimiento del vínculo familiar.

Proceso metodológico:

El Centro Transitorio de Protección (CTP) es una alternativa a la calle (no es una alternativa a la familia ni a la comunidad). Es un paso hacia un proyecto de vida a largo plazo con:
·         Atención psicosocial.
·         Apoyo educativo y terapéutico.
 

Tiene tres puertas de entrada:

  1. El niño, niña y adolescente es abordado en calle e inicia el proceso de desvinculación de la calle e ingresa a partir del diagnóstico. 
  2. El niño, niña y adolescente es abordado en situaciones especiales por denuncias, abordajes por fuera de los focos habituales, u otras vías y se resuelve su ingreso para evitar la profundización del proceso de callejización.
  3. El niño, niña y adolescente es derivado por el Programa Abrazo o por la UDP o por el Centro de Referencia de Casos.

 
El CTP es un centro mixto (para varones y mujeres) con niños, niñas y adolescentes hasta 15 años. Si hay demanda de mayores de 15 años, se debe evaluar y justificar caso por caso.


 COMPONENTE 4: CENTRO DE CONVIVENCIA PEDAGÓGICA ÑEMITY “JORGE PATIÑO PALACIOS”

Brindar a los niños, niñas y adolescentes un espacio de convivencia pedagógica organizada a nivel grupal, individual y comunitario que genere procesos educativos en el niño, niña y adolescente apuntando a un cambio en su visión del mundo y posibilitando el desarrollo de sus potencialidades dentro del sistema social, basado en sus derechos fundamentales adquiridos.  

Allí, los niños, niñas y adolescentes con experiencia de vida en calle, entre 8 y 16 años, y con un proceso previo de 3 a 5  meses de vida en el Centro Transitorio de Protección, cuentan con un lugar para vivir y, además, recibir educación formal y no formal (educación física y deportes, artística y plástica, musical y talleres de construcción de instrumentos musicales) así como cursos de formación profesional, en un modelo de aprendizaje a través de la convivencia.
 
Los niños, niñas y adolescentes viven en casas en grupos de hasta 8 personas, con un educador o educadora que cumple el rol de cuidado y cariño. De esta manera los niños, niñas y adolescentes aprenden nuevas formas de convivencia con adultos, mediadas por la ternura, la tolerancia, los límites educativos y –por sobre todo- por el reconocimiento del niño, la niña y el adolescente como sujetos centrales y protagónicos de su proyecto de vida.
 
Se trata de chicos y chicas que han sobrevivido y han aprendido a vivir en situaciones límite, por lo que se hace necesario generar un espacio de convivencia en el que vayan aprendiendo maneras más adecuadas de relacionarse con los demás y vivir en sociedad. Para eso, en “Ñemity” la SNNA ha creado un ambiente que permite a los niños, niñas y adolescentes generar vínculos que permitan ir estructurando de manera diferente su mundo interno.
 
“Ñemity” fue construido gracias una donación de la Agencia Internacional de Cooperación Coreana KOICA de 1 millón 800 mil dólares americanos, y con apoyo técnico de la organización internacional “Good Neighbors”.
 
El Centro de Convivencia Pedagógica NEMITY “Jorge Patiño Palacios” se encuentra ubicado detrás del Cuartel de La Victoria, en el barrio Reducto, entre las ciudades de San Lorenzo y Capiatá. El Centro es también un espacio abierto a toda la comunidad donde los vecinos y vecinas de todas las edades pueden participar de actividades artísticas, deportivas y de los talleres de formación y capacitación.

Objetivos específicos
  •  Elaborar un proyecto de vida de cada niño, niña y adolescente en base a : a) retorno a su familia siempre y cuando ésta convenga a los intereses del niño, niña y adolescente  b) integración en un nuevo núcleo familiar c) preparación para la emancipación.
  • Continuar el proceso de desestructuración y deshabituación de vida en calle iniciado en PAINAC u otros, profundizando este proceso
  • Crear un sistema de convivencia pedagógica a partir de una práctica de respeto de los DDNN en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, que implique entender y aceptar derechos y obligaciones dentro de la CCP.
  • Propiciar un ambiente seguro y estable donde los niños, niñas y adolescentes encuentren una referencia afectiva clara que les dé una estabilidad emocional mientras se desarrolla su proceso de crecimiento personal y social.
  • Favorecer la participación protagónica de los niños, niñas y adolescencia en el proceso de afianzamiento de su identidad.
  • Generar dentro de la Comunidad espacios de relacionamientos adecuados que permitan la construcción de vínculos saludables, incorporando nuevos valores y formas de relacionamiento con el otro.
  • Propiciar y favorecer que los niños, niñas y adolescentes se doten de habilidades sociales y de autonomía personal, desde el pensar, sentir y hacer,  para luchar por sí mismos y para hacerse ayudar de los demás en situaciones difíciles.
Duración: la propuesta es un máximo de 3 años
Trabajo con el niño, niña y adolescente desde la Intervención: Individual, grupal y comunitaria.
Derivación: Familia nuclear, ampliada o independencia.
 
ACOMPAÑAMIENTO FAMILIAR:
En proceso de resolución, para su incorporación definitiva como componente
 
OPERATIVO INVIERNO EN EL MARCO METODOLÓGICO DEL PAINAC

Como estrategia de protección inmediata se establece el operativo invierno con cobertura de 24 horas del equipo calle y la apertura del Refugio Guazú, donde ingresan los adolescentes para la protección inmediata, los niños, niñas son derivados al Refugio Mita Ñuaha o Centro Transitorio de Protección según el caso uno de los logros del operativo invierno es el de Fortalecer el proceso de descallejización.

El  lema utilizado es: “Todos y todas somos responsables. En este invierno no dejemos que ningún niño, niña o adolescente duerma en calle”.

 
El Derecho a de la niñez a expresar sus puntos de vistas libremente en todos los aspectos que les conciernan.

En el  marco metodológico del programa se establece como estrategia fundamental el inducir a la voluntariedad del niño, niña o adolescente a iniciar el proceso de descallejización, esto se da en la práctica recurriendo a un proceso educativo por parte de todos los educadores o funcionarios que realizan algún tipo de servicio y abordaje en el PAINAC.

 
Se entabla la escucha activa en todos los espacios en todos los componentes hasta estructurar espacios de participación protagónica, tanto en el  Centro transitorio de Protección, como así también en el Centro de Convivencia Pedagógica Ñemity “Jorge Patiño Palacios”.
 
En el Centro Transitorio de Protección, entrevistas con psicología, trabajo social y reunión de evaluación del día con los educadores del Centro.
 
En el Centro de Convivencia Pedagógica Ñemity “Jorge Patiño Palacios”, entrevistas con tutores, psicólogas, reunión de grupo de pertenencia, asamblea semanal del Centro.

 
BASE FILOSÓFICA E IDEOLÓGICA SOBRE LA CUAL SE ASIENTA LA METODOLOGÍA E INTERVENCIÓN DEL PAINAC

§  El encierro no sirve.
§  La salida inmediata de la calle no es posible.
§  El proceso de desestructuración de la vida en la calle es lento.
§  Son los mismos niños, niñas y adolescentes quienes deciden pasar menos horas en las calles.
§  Para ese momento, los dispositivos deben estar funcionando.
§  El proceso no siempre es lineal.
§  Los educadores deben ser personas dispuestas a conocer bien la vida en calle  y la capacidad necesaria de generar vínculos positivos con los niños, niñas y adolescentes.

NIÑO POR NIÑO, VIDA POR VIDA

Cumplimiento
Ubicación de Centros
20 Compromisos
Programas y servicios
BUSCAR